lunes, 23 de junio de 2008

El nirvana de los hamsters

Ustedes pueden creer que estar acostado en una suave cama compuesta de algodon y tus propias heces fecales comiendo una palomita más grande que tu encefalo es el nirvana no solo para los hamsters sino para muchas especies.

pues esperen a descubrir los infinitos placeres de estar en un encierro de papel cubierto con una discreta capa de mantequilla y sal sobre una cama de palomitas y claro, tus heces fecales.

2 comentarios:

Dacrux dijo...

una ves vivi exactamente igual que este jerbo hahahaha y si creo que es lo mas cercano que eh estado de una descripcion de paraiso haahhaa

treflu dijo...

QUE TIERNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO